Dispensario Nikki 2017

 

IMG_2565La relación de la Fundación Alaine con el Centro Sanitario Louis Amigó de Nikki es de estrecha colaboración desde que les conocimos en mayo de 2009. Desde entonces les hemos financiado equipamiento como incubadoras, lámpara de fototerapia, generador, placas solares, riego por goteo para la huerta del centro nutricional, una sala de aislamiento, un todo terreno para acceder a los poblados en tareas de Prevención y gestión de las microfinanzas,...

Por otro lado, desde 2011, se financian también los suministros sanitarios necesarios y los sueldos de un medico y 4 enfermeras. Todo ello para la adecuada atención a los niños y niñas de familias sin recursos de la zona. Fue nuestro primer proyecto recurrente. La primera vez que la Fundación Alaine acometía algo que no fuera una financiación de equipo o de infraestructura, pero tras 4 años de trabajo ya contábamos con una estructura de Socios y Colaboradores que nos permitía ser optimistas para poder afrontar la inversión anual necesaria para sostener el Dispensario y el Centro Nutricional de Nikki.

Desde entonces, hemos recibido reconocimiento en varias convocatorias de premios como los de la Fundación Alimerka, “por su relevante aportación en la lucha contra el hambre y la desnutrición” o de la Fundación Española de Pediatría, “en virtud de la labor realizada a favor de la población infantil desfavorecida, haciendo realidad el derecho a la protección de la salud de los niños y niñas del mundo” Premios a la labor que realizan las Terciarias Capuchinas de Nikki liderando el equipo local y contando con los suministros, que podemos financiar gracias a vuestro apoyo.

Por eso, en las Cenas solidarias de noviembre, planteamos recaudar fondos para atender las necesidades del Centro durante los 12 meses del próximo año 2017 En concreto la propuesta asciende a 38.000 euros.

Se trata de financiar los medicamentos, test rápidos y complementos nutricionales necesarios para dar cobertura a las necesidades de los niños y niñas desnutridos, afectados por malaria, neumonías, …

También se propone continuar con la financiación de los sueldos de 1 médico y 4 enfermeras para consultas y hospitalización y de monitoras / traductoras a las lenguas locales para las tareas de Prevención y Formación por los poblados. Así mismo, esa labor itinerante recomienda dotar anualmente una “farmacia ambulatoria” y colaborar con los gastos de desplazamiento.

Destacar que entre los ejercicios 2011 y 2016 la financiación realizada en proyectos junto al Centro Sanitario de Nikki, alcanza casi los 450.000 euros, con un número de beneficiarios anuales que, en 2015, superó los 4.000

Los beneficiarios indirectos superarían los 25.000 solo teniendo en cuenta el número medio de hijos por mujer, como baremo para calcular el tamaño mínimo de una familia. Eso sin tener en cuenta que en las zonas rurales (Nikki lo es), esa media se ve siempre superada.

En nuestra opinión “la única vía sostenible para acelerar la reducción de la mortalidad infantil es añadir al trabajo sanitario, la autonomía de las madres en materia educativa y financiera”. Se trata de hacer “cómplices” de la mejora a las principales interesadas. Por ello, pensamos que la fórmula aplicada en Nikki es una excelente manera de consolidar la mejora de la dieta, asegurar las vacunaciones, los mosquiteros contra el paludismo, la asistencia regular a la escuela,...

Con esa combinación de Prevención + Tratamiento + Formación + Seguimiento + Emprendizaje, cada año que pase serán más las familias que ya no necesiten pasar por el Centro Sanitario de Nikki. Aún así, el trabajo no se acaba y cada año seguirá siendo necesario financiar el sueldo del médico, los medicamentos,... De momento sólo llegamos a 28 de los 60 poblados que rodean Nikki y pretendemos acabar llegando a todos. Para eso te necesitamos. 

 

 

No hay comentarios.

Agregar comentario