PROYECTO EN MARCHA

Introducción

Continuamos con proyectos de educación. Se trata de nuestra primera línea de trabajo. Aquella a la que procuramos dedicar el 50% de nuestro presupuesto anual. Nos parece que es la mejor manera de conseguir que sean ellos mismos los que se ayuden, pero es una herramienta a largo plazo. Por eso nos dedicamos, además a la promoción de la mujer y a la salud materno infantil, porque necesitamos, además, resultados a corto plazo. 

Si ayudamos a las madres, conseguimos que los niños y sobre todo las niñas vayan a la escuela. Si mejoramos la nutrición familiar conseguimos un mejor aprovechamiento de la escolarización. En todos los casos se trata de “remar” en la misma dirección. Nuestros proyectos siempre tienen el mismo objetivo, la infancia,… y “que todos los niños y niñas del norte de Benin puedan elegir su futuro”Para ello tienen que tener infraestructuras de escolarización dignas y accesibles; sus madres tienen que tener unos mínimos medios para poder prescindir de su aportación en la economía familiar y por supuesto que tienen que mantener unos mínimos vitales de salud.

Resumen de los proyectos

En esta ocasión solicitamos vuestro apoyo para varios pequeños, pero muy necesarios,  proyectos relacionados con la educación. Los tratamos de desarrollar en las siguientes páginas, pero os anticipamos unas pinceladas.

Proyecto Presupuesto
Duchas para los chicos del Internado de Kandi 4.500 €
Apoyo para la escolarización de hijos de familias sin recursos 10.000 €
Centro de acogida para chicos de la calle en Ouennou 10.000 €
Escuelas comunitarias de Dagourou y Gnesanda 7.500 €
Duchas, wc, taller y comedor en Kpari 5.000 €
Programa de reforestación en 5 escuelas de primaria 1.500 €
TOTAL 38.500 €

El internado de Kandi está creciendo mucho. Sus buenos resultados y el exiguo coste de una escolarización de calidad demostrada, animan a la población a enviar a sus hijos. Es necesario que las instalaciones crezcan con ellos. En 2016 financiamos un nuevo dormitorio para los chicos y ahora es preciso renovar las duchas. También se necesitan fondos para “subvencionar” la escolarización de los alumnos de familias sin recursos.

Tras el Centro de Acogida para chicas de la calle de Sirarou, ahora toca el de los chicos de la calle. En este caso en Ouennou. En ambos casos con un acuerdo con el Tribunal Tutelar de Menores de Parakou y en el caso del Centro de Ouennou, con el apoyo del Gobierno de Cantabria. En paralelo, el Centro de formación para las chicas de Sirarou lo vamos a financiar con el apoyo del Banco Santander.

En los poblados perdidos en la maleza, el problema de la falta de escolarización, se agudiza. A los problemas habituales de economías depauperadas y falta de tiempo para  conseguir el agua, la comida o la leña, se une la ausencia de infraestructuras. Por eso resulta imprescindible crear “escuelas semilla” Pequeños edificios en los que, con el apoyo de los padres, se inicia la escolarización de los más jóvenes hasta que el estado les considere como “escuela oficial” y pague a los profesores. Lo queremos hacer en Dagourou y Gnesanda.

En Kpari estamos financiando gracias a PuntoSeguro.com una escuela especial. Se trata de una escuela para recuperar a chicos y chicas entre 9 y 15 años. Chicos no escolarizados. Se les ayuda a obtener el graduado escolar y se les enseña un oficio que les permita aspirar a  ganarse la vida de una manera digna. Necesitamos apoyo adicional para los wc, las duchas y un “apatam” para taller y comedor.

Por último pero transversal a todo lo anterior, son muchas las escuelas que hemos financiado en los más de 11 años que llevamos trabajando en el norte de Benin. En ese tiempo estamos asistiendo, además, a los problemas originados por la deforestación provocada por la ampliación del terreno cultivable, por la necesidad de leña para preparar la comida y por el cambio climático. Nos parece más que oportuno añadir en la educación de los más jóvenes, un pequeño programa de reforestación. Comenzaremos por 5 escuelas.

Apoyo Internado de Kandi 

El Liceo de Kandi lleva desde sus inicios procurando una educación de calidad a muy bajo coste para los hijos de familias con pocos recursos. Los resultados están acompañando y ocupan sistemáticamente los primeros lugares en el ranking de los exámenes estatales (reválidas), ¡de todo el país! Algo impensable para un colegio del “norte”

Esos resultados están suponiendo una enorme presión en 2 direcciones. Por un lado es preciso contar con financiación para poder mantener el esfuerzo adicional necesario para “subvencionar” una educación de calidad para cada vez más alumnos de familias con  escasos recursos. Por otro lado, es preciso adecuar las instalaciones a los requerimientos del estado. No se puede pasar desapercibido cuando se ocupan los lugares de honor en el ranking nacional.

Esas son las primeras necesidades que queremos paliar con sendos proyectos y con vuestro apoyo. Es preciso renovar las duchas de los chicos ya que no cumplen con los nuevos requisitos marcados por el Ministerio de educación. Su estado actual es que podéis ver en la foto que acompaña estas líneas. Es necesario, además, que la entrada sea directa desde el edificio de las habitaciones (foto que encabeza este apartado). Algo lógico pero que cuando se construyó no estaba previsto.

En total necesitamos 14.500 euros, con el desglose que aparece en el resumen inicial de los proyectos: 4.500 euros para las duchas y 10.000 para “becas sociales”.

Centro de Acogida en Ouennou 

Ouennou es, como Sirarou, una pequeña población cercana a grandes ciudades como Parakou o N’Dali. Ciudades en las que se refugian buscando el anonimato de sus calles, los chicos y chicas que o bien son huérfanos o huyen de familias des estructuradas o son considerados brujos y por tanto portadores de desgracia a quienes les acojan, víctimas de malos tratos, abusos, ventas, matrimonios forzados,… La lista es casi tan larga como el número de estos jóvenes que deambulan por las calles mendigando, delinquiendo o prostituyéndose a cambio de algo de comida.

En Sirarou ya hemos puesto en marcha un Centro de Acogida para chicas de la calle y ahora comenzamos con el Centro de formación, que será una realidad en pocos meses gracias al apoyo del Banco Santander ya que hemos ganado su XI convocatoria de proyectos sociales, en la categoría de cooperación internacional. 

En Ouennou, vamos a apoyar la construcción de un centro de acogida y formación para chicos de la calle. El Gobierno de Cantabria va a financiar el 80% del proyecto y en el convenio asumido, la Fundación Alaine se hace cargo del 20% restante. Es decir 10.000 de los 50.000 euros necesarios en total.

Dormitorios, aulas, taller, comedor,… Instalaciones que permitirán poner una segunda oportunidad en el futuro de los chicos que nos confíe el Tribunal Tutelar de Menores del Borgou con competencia en Parakou y N’Dali. También habrá “usuarios de día” Chicos de la zona que sin antecedentes, pero también sin un futuro en condiciones, quieran aprender un oficio que les permita ganarse la vida de una manera digna.

Escuelas comunitarias 

Desde que en 2011 financiamos nuestras primeras escuelas comunitarias en poblados como Yaari, Petete, Katoulanga,… hasta las más cercanas en el tiempo en Daboura, Bokamana o Bessangourou, no hemos parado de ver la necesidad de que las poblaciones se impliquen en la escolarización de sus hijos. Solo que necesitan un empujón. A veces es preciso insistir. En otros casos como el de Adjima, el esfuerzo que realizan por si solos es digno de admiración, pero en todos los casos el resultado es que muchos niños y sobre todo niñas acceden a la escolarización e inician un camino que les debe ayudar en su desarrollo personal y en el del colectivo en el que están inmersos. 

Se les anima a comenzar con un pequeño barracón de barro, palos y paja, pagando ellos al profesor que se encarga de comenzar con los niños enseñándoles francés, a leer, a escribir, las 4 reglas,…

Cuando son regulares enviando a sus hijos a su particular escuela, es el momento del empujón definitivo. Se financia un pequeño edificio para la escuela y se les “acompaña” en la solicitud al estado para que considere la escuela como “Oficial” En la imagen que encabeza este apartado se puede ver la escuela comunitaria de Bessangourou. Antes estuvieron un curso completo en la choza desde la que está sacada la fotografía. Este año el nuevo edificio ha provocado un importante “efecto llamada” y más familias han comenzado a enviar a sus hijos. Esperamos que más pronto que tarde el Ministerio atienda la petición y se haga cargo de la escuela. Así ha sido siempre en los años que lo venimos haciendo.

Anexos escuela PAEFE de Kpari 

En la mayoría de las zonas del norte de Benin, la población rural vive en dispersión en pequeños asentamientos que dificultan enormemente muchas cosas, pero en primer lugar para nosotros, dificultan la escolarización de los más pequeños. Malas comunicaciones por pistas poco practicables, ausencia de infraestructuras sanitarias o de educación, grandes dificultades para conseguir un agua mínimamente aceptable,.…

Las escuelas PAEFE tratan de paliar uno de los efectos de esa situación. Tratan de “recuperar” a niños y niñas entre 9 y 15 años ayudándoles a conseguir el Graduado escolar y dándoles un oficio con el que puedan ganarse la vida. 

En la zona de Kpari, el 64% de los niños no están escolarizados y más de la mitad de los que inician la escolarización primaria, abandona la escuela antes de superar el primer examen estatal (la reválida de paso a la secundaria). 

Sólo el 18% de las niñas asisten a la escuela y de estas sólo el 10% terminan la educación primaria. Esta zona está entre las tres provincias más retrasadas a nivel escolar, en un país que ocupa uno de los últimos lugares en cuanto al nivel de escolarización de sus habitantes. 

Los padres, analfabetos, difícilmente entienden el valor de la educación formal y necesitan mano de obra para el campo. Por eso no los envían a la escuela. Tampoco ayuda que viven muy lejos de un centro escolar y si son aún pequeños no pueden caminar tantos kilómetros hasta la escuela más cercana. Los que no trabajan aún en el campo cuidan de sus hermanos más pequeños y realizan las tareas domésticas (acarrear agua, leña,…).

Gracias al apoyo de la empresa PuntoSeguro, vamos a poder financiar el edificio para las clases. Necesitamos una serie de “anexos” como son las duchas, los wc, el taller y una cantina comedor. Necesitaremos otros 5.000 euros

Programa de reforestación 

En el norte de Benin, la deforestación es un mal ya endémico. Es urgente provocar la concienciación necesaria, mientras se busca evitar algunas de las causas que la provocan. La inmensa mayoría de los hogares cocinan con leña o carbón vegetal. El cultivo del algodón esquilma un terreno cuya superficie se incrementa cada año a costa de los pocos árboles que van quedando. 

Por ello en nuestros proyectos se suele añadir un pequeño capítulo para plantar árboles. Habitualmente en las huertas para mujeres y casi siempre anacardos por que crecen y dan fruto rápido. Ahora queremos dar un paso más. Queremos comenzar en las escuelas. De momento con una prueba piloto en 5 escuelas. Para ello hemos previsto un presupuesto de 200.000 francos cfa por escuela. Al cambio 300 euros. 

La idea es concienciar a los alumnos de primaria de la importancia de los árboles y que lo pongan en práctica plantando arboles jóvenes y cuidándolos como actividad escolar, para que viendo lo que cuesta que crezcan, sean más respetuosos con los que ya son grandes. 

Necesitamos 38.500 euros para aportar a los niños y niñas del norte de Benín, una mejor expectativa de futuro. Puedes ayudarnos con ingresos en nuestras cuentas: 

BBVA: ES56 0182 2370 4702 0851 2956
CaixaBank: ES04 2100 3816 5602 0017 3556

Bizum: Campaña Fundación Alaine 11240

También puedes darte de alta comoSocio en la web El 100% de lo que aportes llegará a su destino. La Fundación Alaine no tiene gastos de estructura central