Proyecto en marcha

Introducción

Como ya es habitual en la actividad de la Fundación Alaine de los últimos años, queremos dedicar la recaudación de los meses centrales del año a proyectos de promoción de la mujer. Desde nuestro punto de vista es una excelente manera de trabajar por la infancia, por el desarrollo personal de las beneficiarias de los proyectos y por el desarrollo colectivo de las poblaciones en las que unos y otras viven.

Queremos que las mujeres tengan un trabajo y puedan vivir con toda la dignidad que merecen. Queremos que estén alfabetizadas y que tengan los medios necesarios para ganarse la vida y que puedan ser una potente palanca de desarrollo para ellas mismas, para su familia y para los poblados en los que habitan. Queremos que puedan tomar sus propias decisiones, que puedan mejorar la nutrición familiar, que puedan enviar a sus hijos e hijas a la escuela,…. En definitiva, queremos aliarnos con ellas para romper de una forma definitiva la inercia que perpetúa las economías de mísera supervivencia en las que se encuentran ahora

Resumen de los proyectos

Por ello, vamos a reeditar los proyectos de alfabetización, sensibilización sobre Derechos Humanos, las comunidades de ahorro y crédito interno, micro finanzas, … También nos proponemos continuar con las perforaciones de agua y con el fomento de huertas anexas para comunidades de mujeres. Por supuesto seguiremos con el apoyo a centros de acogida y de formación para chicas sin recursos y sin escolarizar. A continuación incluimos el desglose con el presupuesto necesario para realizar cada proyecto:

Si ayudamos a las madres, conseguimos que los niños y sobre todo las niñas vayan a la escuela. Si mejoramos la nutrición familiar conseguimos un mejor aprovechamiento de la escolarización. En todos los casos se trata de “remar” en la misma dirección. Nuestros proyectos siempre tienen el mismo objetivo, la infancia,… y “que todos los niños y niñas del norte de Benin puedan elegir su futuro”Para ello tienen que tener infraestructuras de escolarización dignas y accesibles; sus madres tienen que tener unos mínimos medios para poder prescindir de su aportación en la economía familiar y por supuesto que tienen que mantener unos mínimos vitales de salud.

Stop violencia mujeres

Con este proyecto comenzamos en 2017, en la región de la Donga. Lo hicimos como experiencia piloto y resultó todo un éxito. Contratamos monitores para realizar sesiones de sensibilización por los poblados rurales de la región, trabajando de forma especial el problema de la violencia hecha a las mujeres en el ámbito familiar y junto a ello, se han trabajado los derechos de la mujer y de la infancia en la sociedad en general. También probamos en 19 poblados la animación de grupos de mujeres a través de la creación de “Comunidades de Ahorro y Créditos Internos”, como medio de empoderamiento de la mujer y para el fomento de los pequeños ahorros y la autofinanciación de pequeñas actividades productivas. 

Las sesiones realizadas por los poblados abordaban las causas y consecuencias de la violencia hecha a las mujeres, las acciones necesarias para la reinserción social y económica de las mujeres objeto de violencia, el éxodo rural y el desarrollo, y los derechos y deberes de la infancia tanto de los chicos como de las chicas. 

Invertimos 4.500 euros en mantener la actividad de los 4 monitores en los 19 poblados y dado el éxito obtenido, en 2018 no sólo repetimos, aumentando el número de poblados, sino que añadimos, además, una serie de actividades adicionales asociadas al proyecto: alfabetización y micro finanzas. Este año continuamos con el trabajo iniciado a la vista de los estupendos resultados obtenidos. 

Micro finanzas

Con la creación, en 2017, de las “Comunidades de Ahorro y Créditos Internos” (Grupos CECI por las siglas en francés), en 16 poblados de la Donga, se ha conseguido establecer un esquema de trabajo alrededor de una “caja” compartida por las mujeres en las que cada una aporta de forma sistemática sus pequeños ahorros. El objetivo es doble: por un lado educar en el ahorro frente a los imprevistos, por el otro dar la posibilidad de acometer actividades productivas de forma individual o colectiva. 

En 2018 dimos un paso más con los grupos de mujeres que estaban siendo sistemáticos en sus ahorros. Decidimos ayudarles con la financiación necesaria que les permita generar ingresos de una manera más sostenible, de forma que puedan salir de la pobreza absoluta en la que se encuentran y puedan enviar a sus hijos e hijas a la escuela. Era el primer año y dotamos un fondo de 5.000 euros. En 2019 repetimos el esfuerzo dotando idéntico importe para ampliar el número de grupos  de mujeres atendidos. 

Alfabetización grupos de mujeres

Una de las dificultades encontrada en el trabajo realizado con los grupos de mujeres es la complejidad de encontrar mujeres con un mínimo de formación que les permita hacerse cargo del control de los grupos, las aportaciones, los préstamos internos y sus devoluciones,… Por ello hemos decidido mantener las actividades de alfabetización de los grupos de mujeres de la Donga con la idea de ir ampliando el trabajo hacia el resto de las regiones en las que ya trabajamos. Los cursos de alfabetización serán trimestrales y adaptados a las necesidades del colectivo. Como en 2018, la primera secuencia de sesiones comenzó el 1º de abril y continuará hasta finales de junio y la segunda comenzará en octubre cuando las tareas del campo ya hayan disminuido.

Continuaremos con grupos de mujeres en otros 15 poblados con sesiones formativas de 3 horas 2 días por semana. Aprovecharemos las aulas de las escuelas de primaria y contaremos con la colaboración remunerada de los profesores de esas escuelas. La alfabetización será en las principales lenguas locales de la zona (lopka y yom) y en francés. Con todo, el coste a asumir será de unos 4.000 euros anuales por el total de las sesiones en las dos tandas formativas: abril - junio y octubre - diciembre. 

Agua y promoción de la mujer

Se trata de una de las formulas más eficaces para promover el desarrollo en las pequeñas poblaciones perdidas en la maleza del norte de Benin. Poblados en los que las mujeres necesitan más horas de las que tiene el día para conseguir un agua nada saludable, la leña o la comida para ella y sus hijos. Tareas en las que se ven obligadas a involucrar a sus hijos e hijas que, por tanto, no pueden acudir a la escuela.

Pues bien, la solución comienza con la financiación de un pozo. Después vendrán las huertas o las micro finanzas y a continuación la escuela. Esa es la secuencia que nos permite proporcionar a los habitantes de estas poblaciones un futuro mejor. Un futuro que estará en sus manos gracias a su trabajo y a vuestra ayuda.

Perforaciones con bomba de pie

Durante los años que llevamos trabajando en el norte de Benin, hemos financiado el suministro de agua en numerosos poblados. En unos casos con pozos sencillos y en otros con perforaciones más profundas y por tanto con garantía de mayor suministro y de un agua de mayor calidad. En esta ocasión queremos financiar perforaciones a profundidad suficiente como para que el suministro esté garantizado durante los 12 meses del año. Algo que la mayoría de las veces no ocurre con los pozos más superficiales.

En esta ocasión queremos, además, tratar de avanzar de una manera más rápida. Siempre procuramos que las poblaciones participen en la financiación de los proyectos. Normalmente con materiales disponibles en la zona. Cosas que pueden conseguir con su trabajo y que con ello abaratan el coste total a financiar. En una perforación, el trabajo lo realiza una máquina por lo que es más difícil determinar esa participación. Pues bien, hemos pensado solicitar al poblado la cesión de un terreno próximo al punto de suministro de agua y pedirles que se encarguen del vallado con materiales como cañas y hojas de palmera, de forma que se evite el paso de los animales que pudieran destrozar el trabajo de las mujeres, ya que pretendemos que ese terreno lo dediquen a huertas comunitarias.

Estamos haciendo ya la prueba en Gnesanda y de momento tenemos un cierto debate sobre lo que se puede considerar “próximo”. Algo que nos previene sobre la necesidad de definir la cesión del terreno tras el estudio hidrográfico pero antes de culminar la perforación 

En esta campaña de promoción de la mujer 2019  pretendemos realizar 3 actuaciones en esta línea. En concreto las 3 en la región de Borgou. Cada una de ellas con una contra parte diferente, pero todas con el mismo “pocero” en busca de mejores condiciones. Necesitaremos 7.250 euros para cada perforación y esperamos contar con vuestro apoyo.

Apoyo centros de acogida

En África Occidental existen muchas circunstancias que juegan en contra de la mujer. Un reciente informe de la Fundación CODESPA sitúa a Benin entre los 20 peores países del mundo para nacer mujer

Muchas chicas e incluso niñas muy pequeñas acaban en las calles tras ser vendidas, casadas a la fuerza, … y en cualquier caso maltratadas e incluso abusadas. Las calles de Parakou o NDali se convierten en la única salida a su alcance. Sin escolarizar, sin recursos, sin poder acudir a su familia y sin medios para ganarse la vida de una manera digna, acaban viviendo del trapicheo, pequeños hurtos o prostitución. Necesitan apoyo para poder tener en la vida una segunda oportunidad para salir adelante. De eso van estos proyectos. La Fundación Alaine apoya varios de estos centros de acogida y formación e incluso está financiando la construcción de otros.

En esta campaña de junio y julio de 2019 queremos recaudar los apoyos necesarios para ayudar a tres de ellos: En concreto a los de Kara, en Togo y Sirarou y Manigri en Benin.     

Manigri (Región de la Donga en Benin)

En Manigri una treintena de chicas viven, estudian y aprenden un oficio en el centro que dirigen las hermanas de San Agustín, una orden local beninesa dedicada a este tipo de actividad y a orfanatos. En el pasado, la Fundación Alaine ya ha financiado varias de sus actividades en Manigri. En concreto la más relevante ha sido la creación de una panadería con molino, amasadora, horno,… con la finalidad de que, gracias a la inversión realizada y al trabajo de las chicas, se pudiera financiar una buena parte de la alimentación.   

Ahora necesitan de nuevo nuestro apoyo para acondicionar algunas de las infraestruc-turas del centro que son muy antiguas y presentan un notable deterioro. De forma especial, es preciso renovar las duchas y las letrinas. Vemos conveniente, además, reponer las literas añadiendo mosquiteras. En total necesitamos para este proyecto 5.800 euros: 2.500 para mobiliario y el resto para el saneamiento y reparación de las duchas y letrinas.

Kara (Norte de Togo)

Llegamos a Kara en enero de 2011. Acababan de perder la mayor parte de la casa en la que la organización salesiana acogía a chicas de la calle. El motivo, el injusto trazado de las calles de la ciudad que se desviaban favoreciendo a otros vecinos. Cuando llegamos, los alumnos de formación profesional trataban de recoger los elementos de la casa que se pudieran aprovechar posteriormente: puertas, ventanas, ladrillos,… A la vista del destrozo, de la conveniencia de mantener el centro de acogida abierto y a la evidente “oportunidad” de nuestra visita, decidimos ayudarles.

Lo seguimos haciendo desde entonces. Primero en una casa alquilada y luego de vuelta a la casa, ya reparada y redistribuidos los espacios interiores para poder acoger a las chicas.  

Necesitamos 9.100 euros para el curso 2019. En este momento hay 22 chicas y queremos asegurarles la manutención, los gastos corrientes de agua, sanidad y luz, los profesores de refuerzo que ayudan a las chicas a recuperar el nivel escolar propio de su edad y una ayuda anual que añadimos para apoyar la inserción de las chicas que dejan el “hogar”  por razones de edad. 

Sirarou (Región de Borgou en Benin)

En 2018, entre los proyectos de promoción de la mujer planteamos la financiación de la infraestructura necesaria para crear un centro de acogida en Sirarou. Muy cerca de Parakou, la ciudad más grande del norte de Benin y donde acaban la mayoría de chicas que escapan de su destino buscando una salida en el anonimato de sus calles. Ese centro de acogida ya está operativo y este año 2019, gracias a las ayudas sociales de Banco Santander, vamos a financiar junto al centro de acogida, un centro de formación en oficios. 

Con todo ello, conseguiremos tener en marcha una potente herramienta que nos debe permitir ofrecer “segundas oportunidades” a muchas chicas que, a partir de su paso por Sirarou, podrán afrontar el futuro confiando en sí mismas y en sus renovadas capacidades para ganarse la vida de una manera digna. 

Al igual que venimos haciendo con otros centros de estas características, queremos que las chicas puedan disponer de medios para, con su trabajo, poder ayudar a su propio sostenimiento mientras permanezcan acogidas. Secadero de mangos, embolsado de agua, actividades de piscicultura y agricultura, … Para comenzar con todo ello necesitaremos este año 5.600 euros.

Necesitamos 55.750 euros para aportar a muchas familias del norte de Benín, una mejor expectativa de futuro, gracias a la promoción de la mujer. Puedes ayudarnos con ingresos en nuestras cuentas: 

BBVA: ES56 0182 2370 4702 0851 2956
CaixaBank: ES04 2100 3816 5602 0017 3556

Bizum: Campaña Fundación Alaine 11240

También puedes darte de alta como Socio en la web El 100% de lo que aportes llegará a su destino. La Fundación Alaine no tiene gastos de estructura central